jueves, 30 de abril de 2009

1.

-Yo soy un demócrata, creo en el derecho de la gente a decidir libremente, la ley anti tabaco coarta la libertad de millones de personas a fumar donde quieren hacerlo. Es discriminatoria y abusiva. ¿Qué sigue? ¿Que nos tatúen un signo de fumadores? ¿Campos de concentración?
-Creo que deberías apagar tu cigarro.
-¿Sí? ¿y quién te preguntó? No pienso rendir mis derechos. Este estado represor te ha corrompido. Además, en esta ciudad hay mas smog que fumadores...dáme una buena razón por la cual deba apagar mi cigarro.

-Primero:el bebé que tose y llora por allí...

1.2

- Ah...el bebé. Pues en todo caso yo tendría que gozar de algunos privilegios más que ese bebé, finalmente yo trabajo y me pago mis cigarros, mientras que ese bulto todavía ni siquiera vota. Podría crecer y ser una pésima persona. Pero hoy le tengo que guardar respeto...es ridículo. Además, un poco de humo no lo va a matar, lo hará fuerte...¿o qué es un mariquita?


-Segundo: que yo finalmente he tratado de dejarlo y llevo cinco meses libre de nicotina...y me antojas...me antojas mucho...¡sólo una probadita!!!
- ¡AAAAAAAAAAAAAAA!!! ¡No!!! Por favor, qué haces!!!

1.3

(Parches de nicotina. Nunca salgas sin ellos)

(Rápidos, eficientes y baratos)


- mmmmm...yo pensé que finalmente lo había dejado. Maldito vicio.